Lecturas: Audiencia y Gobierno. La diferencia entre lo que se ve y lo que no se ve.

¿Qué es lo que hace diferente el caso de la ex viceministra Bolaños y casos de corrupción en el gobierno?

El video de la ex viceministra Karina Bolaños es lamentablemente leña para el fogón en este país. Aunque es un video del ámbito privado y reprochable su publicación en internet, se suma a los muchos personajes que han sido desacreditados por chismes de videos íntimos en internet: Ana Lucía Vega y Andrés Núñez, María José Castillo, Roy Solano, Pamela Alfaro y otros. No solo mujeres caen en este infortunio;  la audiencia lo consume por igual. No se publica aquí el video pues no es el objetivo de este post hacer hincapié en el hecho, sino su lectura posterior.

El video es privado, no hay más que hablar y a nadie debería interesarle. ¿Hace mal el gobierno en separar a la viceministra por el video? Es probable que a la luz de lo que se conoce, haga mal. Sin embargo hay dos cosas que pueden atenuar esta visión. No es el objetivo acá excusar o culpar a nadie, sino presentar una visión que puede explicar un poco el fenómeno que se da con este asunto.

Primero la audiencia.  No se puede culpar al pueblo por consumir el video. Simplemente no se puede exigir a la audiencia el rigor crítico necesario para dictaminar qué no es noticia. En la audiencia prima la curiosidad y la jocosidad antes que el análisis. Igual que otros casos que han sido virales pero han pertenecido a la escena privada de algún desafortunado –Tania Zeledón por ejemplo-. ¿Se demanda análisis de la audiencia en este tipo de video? Jamás, simplemente lo ven. Una audiencia activa es deseable y es saludable para asuntos de relevancia nacional, política por ejemplo. Sin embargo esto es una real frivolidad y en reiteradas ocasiones ha quedado claro que la audiencia no medita colectivamente este tipo de cosas, sino que avanza amparada en la memética. El video en la mañana tenía 308 reproducciones, solo unas horas después tiene más de 38.000, ¿Se consume o no?

Como dijo el padre Jack Landry (Joel Gresth) en la serie de ciencia ficción V (2009): We´re so quick to jump on the bandwagon. And ride on the bandwagon is… it sounds like fun… but before we get on, let us at least make sure is sturdy and sound”.  La audiencia es inocente,  consume lo que hay. En el escenario actual gran parte de la información que consumen las audiencias es preparada por otros actores civiles, no por medios que determinan o no lo que es importante. En todo caso, el escrúpulo de los medios puede hacer una excepción y publicar lo que realmente no es noticia para hacer más tumulto, lo que llaman hacer bulla, esto no es comunicación.

Meme sobre el caso del video de Karina Bolaños

Segundo, el gobierno y su decisión. El primer argumento que aclara un poco la decisión del gobierno es que la imagen es total. Según Giovanni Sartori la imagen no se mastica sino que se consume tal cual. Sartori describe esto como el Homo videns. Lo que sucedió aquí es claro: Laura Chinchilla vio en la mañana a Karina Bolaños en una situación que la compromete. La compromete una imagen que pertenece a lo privado, no a lo público -a cualquier persona le pasa esto, no solo a funcionarios o figuras públicas-.

La diferencia que se establece en este caso con escándalos de corrupción que ha enfrentado Chinchilla anteriormente es la existencia de un video, una imagen que compromete a la protagonista y que al tiempo expone lo que el gobierno, al separarla del cargo, califica como prueba suficiente del crimen: tener una vida privada.

En el caso más reciente y sonado, Liberman y Garnier presentaron cartas de recomendación a Procesos S.A. poniendo en duda su papel como altos funcionarios públicos, el problema es que toda la denuncia se ha dado por escrito, sin imágenes que sean irrefutables. Declaraciones, testimonios, pruebas escritas,  todo menos una imagen que culpe y que satanice, una imagen innegable. Esa es la diferencia que tiene el caso de Bolaños con el de Liberman y Ganier. Chinchilla se comportó según la premisa del Homo videns, lo curioso es que más bien, al separar a la viceministra es cuando esto se convierte en noticia, no antes.

Juzgará usted si la diferencia es suficiente para separar a Bolaños de su cargo, sin embargo es claro que las autoridades del gobierno se dejaron llevar por una lectura del video que no admite dudas, aunque riña más o menos con la moral en comparación con casos de corrupción.

Es evidente que la idea del gobierno es prevenir un empañamiento mayor del imaginario que el pueblo tiene del mismo. Se quiera o no, lo que pasó es desafortunado para todos los involucrados: Gobierno y viceministra.  Esto es un ejemplo claro del poder que tiene una imagen: es innegable. A nivel judicial se trabaja para probar que un hecho de corrupción es real, sin embargo la imagen aporta lecturas que no admiten dudas a un juicio de valor personal, sea correcto o incorrecto.

One thought on “Lecturas: Audiencia y Gobierno. La diferencia entre lo que se ve y lo que no se ve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *